Carta ante el Covid, Omicron y Feliz Año Nuevo 2022

Inicio el post deseando a todos lo que siguen el blog deseándoles un feliz año, e invitando a la reflexión ya desgastada de evitar las reuniones en espacios públicos. En la ciudad de Colan ya se ha realizado una fiesta antes de año nuevo multitudinaria, lo cual puede pasar una factura alta por el numero de contagios, no solo en los jóvenes que pueden superar el COVID con mayor facilidad que un adulto mayor a pesar de las vacunas que “disminuyen el riesgo”, sin embargo, no inmunizan.

El no participar de reuniones sociales, ni campamentos, ni fiestas; agota emocional y psicológicamente, sin embargo se hace necesario.

Los psicoactivos más consumidos por un porcentaje de los jóvenes es el alcohol y marihuana, principalmente, y los psicoactivos muchas veces alteran el comportamiento: desinhibiéndolo, incurriendo en este caso en comportamientos de riesgo como no usar mascarillas (ya que es complejo el consumo de psicoactivos con las mismas).

Finalmente, es necesario recordar que todos somos co-responsables de la salud de los miembros de nuestra familia y comunidad, recuerdo el caso de una joven molesta y triste por el fallecimiento de su madre, donde no tuvo acceso a una cama UCI, molesta con el sistema, pero negadora de la realidad, ya que ella siguió haciendo su vida casi normal y sin prever que, en casa, su madre que no salía y fallecería producto del contagio del COVID, que lo llevo quien ahora se encontraba molesta. Pero era más fácil culpabilizar que responsabilizarse.

Celebremos un año nuevo, de estar con nuestros seres queridos y de seguir cuidándonos.

Lo que suceda, es solo y únicamente responsabilidad de nosotros. “Existen muy pocas camas UCI”.

Dr. Alvaro Silva Távara

Psicólogo – Psicoterapeuta.